¡De regreso a casa!

Al llegar a casa, ella corrió al baño por una necesidad de orinar, mientras, yo colocaba la maleta en el cuarto, al salir del baño yo le esperaba sentado en la cama y al verle salir me dirigí a ella, tomándole por las manos y viendo a sus ojos le digo cuánto la amo y lo mucho que le deseo.

En un beso nuestros labios se funden mientras nuestros brazos nos aprisionan en un abrazo fuerte y apasionado, nuestras cabezas se mueven realizando distintos tipos de besos. Al terminar le tomo de la mano y comienzo a quitarle la ropa mientras ella me quita la mía; Al suelo caen nuestras playeras. Yo en camiseta interior y ella en sostén, nos volvemos a abrazar y besar, sus manos toman mi playera y la desprenden con violencia hacia arriba mientras yo le pongo de espaldas y desabrocho su sostén; Éste al verse libre se despega de sus redondos y firmes pechos para que mi mano los tome debajo de él y cubra en su totalidad. Su pezón queda en la mitad de mi palma y siento que comienza a erectarse, su areola a corrugarse y endurecer sus granitos.

Su respiración se vuelve profunda y levantando sus manos hacia la nuca toma mi cabeza y cachetes, su cuerpo se pega al mío mientras sus nalguitas hacen movimientos circulares sobre mi entrepierna. Mis labios ahora en su cuello le crean un collar de besos alrededor de él, mientras al oído llegan palabras de:

  • ¡Te deseo!, ¡Te amo!, ¡Te haré mía!.

Sus piernas se doblan de las sensaciones y espasmos que mis palabras crean en su cuerpo. Sus manos se dirigen a su pantalón y lo desabrochan para introducirse bajo ellos y sobre sus braguitas acariciar sus labios en busca de su clítoris. Mis manos en su cintura le aprisionan y hacen un barrido llevando su pantalón al suelo, sus piernas se liberan de él y tomándome de la barbilla me hace erguirme nuevamente, pega su frente sobre ya mi desnudo pecho y mirando hacia abajo pone mis manos en mi espalda y desabrocha mi pantalón haciéndolo caer también; Yo levantando mis piernas también me libero de él, pero no solo el pantalón cae, sino que mi boxer lo acompaña.

Sus manos toman mis genitales y una mano toma mi pene que lo termina de erectar y mientras lo masturba levanta su rostro y me otorga más besos a mi boca. Con el peso de su cuerpo me hace caminar hacia atrás hasta que llegó a la cama y me hace caer, haciendo que de rodilla arriba repose en el colchón y de rodilla abajo se mantengan perpendicular al suelo. Con sus manos separa mis rodillas y se coloca entre ellas, su mano derecha toma mi pene y lo hala hacia adelante para meterlo en su boca hasta que mi glande queda completamente dentro de ella.

Cierra su boca y succiona para después jugar con su lengua sobre el frenillo y el meato, ocasionándome espasmos que me hacen mover, lentamente introduce poco a poco el cuerpo del pene creando una cama con su lengua.

Con un abrazo le giro y le coloco boca arriba, colocando todas las almohadas en su espalda, las plantas de sus pies sobre el colchón, sus rodillas formando un ángulo de 90 grados o más y mi nariz en contacto con su clítoris, mientras mis labios con los suyos formando una cruz, mi lengua recorriendo sus labios menores y abriéndolos obteniendo su humedad agridulce, produciéndole un entumecimiento por sus electrolitos al colocarse en el introito de su vagina, mi nariz descubriendo su clítoris y cubriéndolo de un aire tibio, sus pompis duritas cerrando bien su anito por miedo, pero perdiendo en el intento, pues mi barbilla estando en su ano siente que se ha dilatado y ha dejado de apretarlo.

Sus piernas claro está, terminan sobre mis hombros descansando en mi espalda, mientras yo inundado de su humor continúo, hasta que los espasmos llegaron a su vientre,  la sensación de orinar llegó a ella y terminó eyaculando sobre mi cara y otorgándome de beber.

Halé su cabello hacia atrás mientras me pongo de rodillas y su culo sube y baja creando un golpe entre su entrepierna y mi cadera, por la humedad el chasquido es fuerte. Mi otra mano haciendo de soporte sobre la cama mientras sus manos rodean mi cuello y la cama comienza a separarse de la pared y golpeándole por el movimiento en cada envestida donde se la introduzco hasta el fondo.

La pongo de perrito y en cuclillas la penetro volviendo a halarla de su cabello y no dejar de darle nalgadas más fuertes, por la posición el ángulo de entrada proporciona más penetración con un poco más de dolor. Para finalizar el round de guerra, hacemos el misionero y en ello eyaculo dentro de ella entre besos y gemidos.

Dr. Axtrexal.

come here … bend over … panties down

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: